viernes, 14 de octubre de 2016

La cucaracha

Vuela la cucarachita,
va en avión a la escuela,
sólo en su imaginación.
Y llega temprano al salón.

La cucarachita le gusta bailar,
su ropita es vistosa y usa zarcillos,
Sus amigos los insectos del solar
cantan y vuelan por el pasillo.


La cucarachita va a la escuelita
Venus Maritza Hernandez Safe creative, derechos reservados

domingo, 2 de octubre de 2016

Planeta Acuapezi

El niño fue a pescar pececitos en el mar. Para pescar hay que tener mucha paciencia. Callado y con atención, no se da cuenta cuando un pez cae en el anzuelo. Le da sueño y lo deja colgado. El pececito se sale y regresa al agua de color y avisa a otros peces que enojados se sintieron al ver al niño muy dormido en la orilla. Y gritaron a su oído en saltos repetidos:

─ ¡Niño, niño, deja ya de molestarnos! ¿Qué no ves que estamos aburridos de que siempre nos quieras comer? El niño despierta y les responde:

─Es que ustedes son mi cena de todos los días. Y si no vengo a pescarlos, moriré de hambre.

─Pues vamos, habrá otras formas de alimento. ¿Qué tal si comes de esos vegetales tan bonitos que cuelgan de esas plantas que están allá en esos llanos? –dijo el pez.

Estupenda idea, veo muchos vegetales y muchas frutas.

─Pero….Alto, espera te diremos algo─pronuncian los peces mientras emiten en grupo un resplandor plateado. Nosotros no somos peces de este planeta, por eso nos indignamos si alguien come a uno de nosotros. Somos del planeta Acuapezi, y puedes seguir comiendo peces, no tiene nada de malo, pero ninguno de nuestra “sección Acuaplan”, así denominamos a esta región.

Nuestros vecinos, otros peces que si son comestibles y por cierto no hablan ni razonan, ellos esperan por ti, y por cualquier mortal que desee comerlos.

Nosotros somos vida inteligente en el planeta de los peces, y volveremos a nuestro hábitat dentro de dos días. Además nuestra carne no provee de vitaminas a nadie. En Acuapezi físicamente la apariencia del agua y los integrantes de su humedad azul, son casi iguales a los habitantes del mar terrestre, pero sólo en apariencia.

─ Ya sabes, tienes dos opciones de comida:
los alimentos vegetales y los peces terrícolas-dijeron finalmente los peces despidiéndose del niño.

Planeta Acuapezi está lleno de peces.


Venus Maritza Hernandez
Safe creative, derechos reservados

Más poemas y cuentos infantiles